domingo, 30 de abril de 2006

tiempos de nada

El tiempo sin consume sin sentido alguno. Tengo muchas cosas que hacer y, sobre todo, quiero hacer muchas cosas. Dicen que lo primero que debes hacer para que algo te salga es empezar. Empezar con algo, intentar hacerlo. Yo lo he intentado y nada sale, todo va desvaneciéndose como si realmente en algún momento hubiera sido algo.
Quiero salir de aquí pero quiero quedarme, pero se que tengo que salir de aquí. Se me olVIDA escribir, expresarme porque me olvido de mi, porque paso demasiado tiempo conmigo y nada/ nadie con quien comparar, renovar. Porque me ahogo de tanto escucharme y dejé de hablarme y dejé de hablar. Vaya, parece que después de un tiempo con mi lado trascendente abandonado de pronto comienza... no con la misma calidad de retórica y sentimientos gris que antes adornaba mis pensamientos sino más inquieto, estúpido e irreflexivo, tal como éste texto. No se como evolucionará anda porque no se como evolucionaré yo, pero yo no existo, porque me he abandonado de todo y soy un parásito pegado a unos cuantos libros que ni siquiera puedo llegar a disfrutar porque no los necesito. Con tanto tiempo para mi que me he limitado a estar sentada y complacerme en todo ese tiempo para mí materializado en el tic-tac odioso y cadente que inunda mi habitación y mi cerebro. Las migrañas proliferan.. ¿stres? Por pensar que no pienso nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos