miércoles, 29 de noviembre de 2006

decisiones

Tengo jaqueca, me dueles los ojos, sin hache. Paso días de conflictos estúpidos, aprehendiendo a tomar decisiones desde si levantarme o no por la mañana, si ponerme el despertador, si ir a clase, si ponerme las botas o los zapatos, si estudiar esto o lo otro. Si seducir al hombre de la clase en enfrente o al otro. Si cerrar el libro y coger cualquier otro de las miles de estanterías. Todo tremendamente y absolutamente profundo.
Ahora entro en conflicto si ir a teatro o no. Si dibujar o no. Si estudiar o no. Y me avergüenza dudar, en la vida tremendamente compleja que poseo.
JODER. Que no tengo que buscar mi comida a km, ni agua, que mi hermana no se muere de sífilis, que no caen bombas alrededor de mi casa (no, de verdad).

Me voy a buscar a Haruki Murakami a la biblioteca, finalmente. Dejaré de estudiar para después de traje de teatro. E improvisaré de forma inhumana y sobrenatural a Ada en una escena de Cold Mountain dentro de unos minutos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos