lunes, 26 de febrero de 2007

cargas y pesos efectivos

Entro en H&M, consiguiendo sólo a medias mi promesa de reprimir mis instintos extra-consumistas de libros.
Sección lencería. Inexplicablemente mis ojos se dirigen hacia la sección de sujetadores de encajes. Yo, la reina de la ropa interior de algodón lisa. Sin querer reparar demasiado en el hecho, escojo talla, color, entro en el probador.
Acto seguido estoy escogiendo unas braguitas a juego. Si, si, de ese encaje maravilloso. Además marrón, para añadir un capítulo más a las casualidades marrones que acontecen por aquí últimamente.

Algo está cambiando. No voy a sacar las nuevas adquisiciones de la bolsa hasta que me expliquen que significa todo esto.


Sin pretensiones de convertir éste texto en una reflexión pre-cumpleaños. Un cumpleaños que se acerca con más carga numérica, pero menos peso efectivo.

Y, si, también afectivo.

1 comentario:

  1. Hola, leyendo el blog de "en el país de la psicopatía" me encontré con tu nombre y me hizo gracia porque como ves, me llamo casi como tú. Así que saludos desde el mundo de hojalata. Un placer encontrar a otro habitante.

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos