lunes, 26 de marzo de 2007

Rodolfa Margarina

Decidí amaestrar a la primera mariposa blanca de la primavera. Fue hace ya tres semanas. Le dije que vendrían malos tiempos aún y que es escondiera bajo la mimosa de la puerta de casa.
Se llama Rodolfa Margarina, y no es un reno ni mantequilla, aunque de mantequilla si que podrían ser sus alas. Hemos prometido acompañarnos toda la primavera. Ella también se sentía algo sola. Me contó que había perdido a alguna amiga por el camino. Aún no me ha querido contar de dónde viene, pero debe ser un lugar que huele a vainilla.

2 comentarios:

  1. Hola Doncella de Hojalata! Como no me ha llegado tu petición para añadirme al messenger no sé si es que habrá habido algún fallo o que no la has mandado todavía :P

    Por cierto, las mariposas no vienen de un lugar que huele a mantequilla, las traen las cigüeñas desde el Mundo de las Larvas ;-P

    ResponderEliminar
  2. Tienes que enseñarme a hablar como las mariposas. Se parece más a un bzzzz bzzzz, o quizas es un ti tiriti tiri ti ti tiriti (como la musica del circo)

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos