miércoles, 4 de abril de 2007

de seis a siete


Cuando una semana se convierte en el límite de la espera. Cuando de seis a siete días hay una abismo de esperanza y entendimiento. Que hoy todo acabó y ayer, que eran seis, aún volaba.
Donde dejaría que empezaran a entrar los convencionalismos y los cumplidos con tal de que esos seis días no hubieran sido siete.
No necesitaba un sí pero si un no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos