miércoles, 2 de mayo de 2007

Visitando a ratos ésta pagina http://www.carlosarroyo.net para educar y preparar a mi cuerpo para la tarde. Todo aparece bastante estático porque llevo demasiado tiempo disfrutando de apariencias. Tengo ganas de decir muchas cosas, de éstas que dices sin decir nada.
Quitando el polvo de un álbum de fotos encontré ésta imagen, de cuando sonreía cada vez que una cámara me enfocaba. La cámara de vídeo llegó a mi casa cuando yo ay tenía 5 años y, acostumbrada a la cámara de fotos, cuando me sacaban me quedaba muy muy quieta sin decir nada durante minutos con la sonrisa congelada.

2 comentarios:

  1. me alegro que hayas visitado mi blog, y que me hayas comentado!!
    me pasaré por el tuyo a menudo.
    un abrazo desde calle melancolía!

    ResponderEliminar
  2. Yo tendía a mirar la cámara con una actitud seria, quizá por ello ahora siento que no me gusta almacenar recuerdos de ninguna forma...

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos