viernes, 8 de junio de 2007

desestructurando

Dejo de estudiar por unos segundos. Es jueves, son las dos de la madrugada y estudio un examen para mañana que se que no voy a aprobar. Para ello he rechazado dos planes muy apetecibles ésta tarde (que ojalá en total sumaran dos). En consecuencia, el dia 9 de julio estaré haciendo otra vez ese mismo examen, pero con el doble de calor y el doble de cariño.

Miro a mi alrededor. La taza de té de Repsol sobre la mesa de Ikea junto con el boli Bic y las galletitas saladas se alejan un poco de mi ideal. ¿por qué tengo que rodearme de esas cosas? Yo quiero estar pintando en mi caballete carcomido rescatado de algún antiguo taller en una bohardilla de París mientras bebo té en una taza de porcelana que la adorable señora mayor que vivía allí antes me dejó en herencia.
¿qué le pasa al mundo?

7 comentarios:

  1. Es una putada que sólo los elegidos cumplan sus sueños...

    ResponderEliminar
  2. Jajaja... buena pregunta, pero creo que a ese mundo no le pasa nada. A veces los sueños exigen prioridades y a veces, sólo hace falta ir a por ellos. Ve a por ellos, decide por ti misma si es como imaginabas aquella buhardilla de París o si necesitas más gatos en tu cabaña del bosque :D

    ResponderEliminar
  3. si, si al final va a ser cierto eso de que todo está en nuestras manos...


    qué putada, eh

    ResponderEliminar
  4. el se ha vuelto del revés, bueno... lo hemos vuelto nosotros del revés.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Y una putada aún mayor cuando ya no depende de ti sino de... sin embargo, compartir un sueño es uno de los motivos que te hacen sonreir, resplandecer como Deneb atravesando el cielo.

    ups... como estoy hoy :D

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos