domingo, 8 de julio de 2007

cada noche

"Mi inocencia es un cuento que me gustaría creerme para compensar que, a fin de cuentas, cada día tiene su noche, y cada noche duermo sola.
Mi inocencia es una máscara que me gusta ponerme para justificar que, tras una risa inquieta, le tengo miedo al silencio, y cada noche duermo sola.
Mi inocencia es un recuerdo que desprecio y anhelo al mismo tiempo porque me transporta al lugar donde no existía el deseo, para devolverme de un guantazo y recordarme que yo, cada noche, duermo sola.
Mi inocencia es una música de carrillón que poco a poco se va extinguiendo, unas notas que golpean mi memoria y percuten mi cerebro por las noches, cuando duermo sola.
Mi inocencia juega a que me abandona, y se divierte escondiéndose en el lugar donde siempre me la encuentro, por las noches, ahí en medio.
Mi inocencia es seductora por fuera, inquisidora por dentro.
Mi inocencia me tortura lentamente hasta la aurora, cada noche, cuando duermo sola.
Mi inocencia es mi tesoro y mi tormento.
Yo la ignoro y ella me convierte en un ser ridículo, un esperpento.
Yo la abrazo y ella me hace dormir sola.
Yo le digo que no la quiero, y ella se ríe… y ella es todo lo que soy.
Mi inocencia son mis ojos.
Con ellos, transparentes, me despierto sola.
Con ellos le suspiro al mundo…y no son más que dos imanes desesperados.
Y no son más que dos ventanas.
Y no son más que dos espejos."

Un texto que encontré en algún lugar, hace tiempo y no se de quién es. Si alguien sabe algo de su procedencia, que me cuente.

3 comentarios:

  1. Duermes con tu inocencia. Y nunca es tarde para enseñarle trucos nuevos a una inocencia vieja. O quizás ella te enseñe algunas "inocentadas".

    ResponderEliminar
  2. No sé de quién pueda ser pero es interesante.
    Un beso chica de rojo!

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos