martes, 31 de julio de 2007

El tapiz de Penélope


Empiezo a plantearme si ésta pausa en mis escritos puede estar relacionada con mi espera. Quiero saber si después de dos años aún no he aprendido a crear mis fantasías fuera de tus contextos.

Siempre supe que aquellos sueños e historias imaginadas junto a tí eran la vida más real que había tenido. Pero también quise creer que quizás habría aprendido algo. Por ello, me compré un nuevo cuaderno, y luego otro.

Ahora, mientras espero que suene mi teléfono y que sea tu voz la que escuche al otro lado miro esos cuadernos en aquella estantería, y sólo están a medio acabar o a medio empezar. Como éste blog, como éstos días. Y hago y deshago mi historia, como Penélope el tapiz, solo que por mi ventana no entran hombres ofreciéndome amor, flores y sexo para que olvide.

3 comentarios:

  1. Alomejor es que el verano es una época de transicion
    y todo se deja un poco olvidado hasta que vuelve a doler
    y todo lo que empezaste queda sin acabar
    y das marcha atrás, volviendo al punto cero intentado dar mejor el primer paso


    :***!

    ResponderEliminar
  2. No hay tiempo para las dudas. Quémalos y empieza de nuevo.

    ResponderEliminar
  3. Sueños sobre el futuro y esperas que pausan el ritmo de un blog. Tienes todos los síntomas de estar viva.

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos