jueves, 23 de agosto de 2007

lo que no es tú

Me siento en mi mesa alrededor de las cosas, cuadernos, libros y papeles que se asoman en mi vida actualmente. Mi vida en celulosa.
Me reconforta encontrarme con mis cosas. El 80% son papeles con notas sobre cosas que hacer, ver, buscar o aprender. Eso me reconforta sólo a medias. Vaya, eres una chica con inquietudes- pienso.

Busco mi nuevo espacio. Compré un cuaderno hace semanas, sólo violado de mala manera por algún que otro texto de cortesía. Lo ubico, le pongo nombre, teléfono, lo distribuyo los distintos espacios que albergarán mis letras y demás atrezzo de billetes de tren avión y notas.

Ahora sólo le falta una historia. Ya no le basta con un papel en cualquier obra. Ahora toca improvisar.

5 comentarios:

  1. Me gustó tu blog, llegué aquí de forma totalmente fortuita y no podía pasar sin decir por lo menos hola y gracias por el rato que me has hecho pasar.
    La verdad es que en el post de nunca he tenido un orgasmo me he reído muchísimo con tu anotación final. UN BESOTE

    ResponderEliminar
  2. Improvisar es difícil. Pero como todo en la vida se aprende.

    ResponderEliminar
  3. Como si no hubiese cosas de sobra en esa cabecita tuya. Desordenadas, imaginativas, caoticas e interesantes.

    Lo difícil es escribirlas... y ya, que tengan sentido, eso es lo difícil de verdad.

    ResponderEliminar
  4. Siempre he preferido el libre albedrío de mis pensamientos desorganizados ¿no? :S

    ResponderEliminar
  5. Pues lánzate que seguro que alguna buena historia llenara el vacío momentaneo de las hojas.
    Un beso.

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos