sábado, 8 de septiembre de 2007



Desde entonces su recuerdo acude, inclemente, a mi cabeza en sueños palabras parques o bares y cierro fuertemente los ojos para hacerlo marchar.
Busco recomendaciones en libros de aquellos escritores clásicos sobre el tema eterno; El dolor de amar, o mejor, del abandono. Recurro a experiencias de mi entorno humano inmediato incluso al refranero popular (un clavo saca a otro clavo?). ¿Pero qué puedo hacer? Quizás tenga que aprender a vivir en compañía de su recuerdo.

Quizás tanto tiempo generando el tejido inhóspito que ahora nos une haya subestimado cualquier otra situación. Como si me hubiera quedado muy quieta en tu ausencia, casi sin respirar, recorriendo tímidamente un camino que no se alejara de aquel que recorríamos entonces. Condenándome devotamente a la contemplación pasiva de tus movimientos -como una roca mirando al mar-. Aguardando tu vuelta, para que a tu regreso reconocieras todos los rincones. Y poder vivir en el pasado eternamente.


Déjame sola; oyes romper los brotes…
te acuna un pie celeste desde
arribay un pájaro te traza unos compases

para que olvides …Gracias. Ah, un encargo:
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido.

Alfonsina Storni

10 comentarios:

  1. Gracias por enviarme el saludo de Bobby... ¿pero de qué Bobby me estás hablando? ¿De mi Bobby? ¿Tú conoces a mi Bobby?

    Por otro lado, todo lo que puedas leer sobre desamor, es en vano, pues no te hará sentirte mejor. Yo te diría que hay que hacer para sentirse mejor, pero eso no te lo digo en un comentario, aunque ya lo sabes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Como bien dice el tipo de arriba, jano, si lo que quieres es ser feliz regodearte en tu dolor no es lo mejor que puedes hacer... Sal con tus amigas, disfruta y diviertete. Olvida lo que te hace sufrir y concentrate en las cosas que te hacen sonreir

    ResponderEliminar
  3. Es que hay veces que no puedes reaccionar, y que quedas impasible ante la situación, amarrada fuertemente al recuerdo de lo que fue y ya acabó.

    A veces, tambien, es dificil ignorar el dolor
    aunque en palabras todo suene demasiado bonito.

    :*****!

    ResponderEliminar
  4. Jano, Bobby es el perro edimburguense del que me hablaste.
    Dime qué hay que hacer para sentirse mejor... anda.

    Prats, no se si me regodeo o no, pero siempre creí que la queja era un arma muy potente y tremendamente necesaria contra los males. Si nunca me hubiera quejado de nada, me hubiera reventado el corazón. Si nadie se hubiera quejado nunca de nada ni regodeado en su miseria cuánto arte nos habríamos quedado sin conocer

    ResponderEliminar
  5. Olvidemos antes de que ya no podamos recordar que era lo que pretendíamos olvidar.

    ResponderEliminar
  6. [continuación]
    La manera existe, lo difícil es encontrarla. Ánimo y un beso.

    ResponderEliminar
  7. La cosa es lo que pretendas conseguir con esa queja... Obviamente si eso te ayuda a ir más adelante, hazlo. Yo me refería si eso en vez de hacerte salir del agujero lo que pasara es que acabaras más y más entro de él

    ResponderEliminar
  8. No recuerdes, no olvides. Odia, despedaza. Encara.

    ResponderEliminar
  9. me gustaría tanto hablar contigo de vez en cuando....

    ResponderEliminar
  10. los recuerdos pasan por diferentes estados,,,
    de las cosas que nos hicieron felices,,,se harán insoportables por un tiempo,,,
    porque quisieramos mantener eternamente aquello que nos hizo bien en su momento,,,
    y con el tiempo,,,
    retoman aquel saber dulce de cuando fue vivido,,,
    me gusta recordar,,,
    y acudo a mis recuerdos en su buen estado a menudo,,,
    me devuelven aquella calma,,,
    de lo que fue vivido,,,
    un abrazo

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos