jueves, 18 de octubre de 2007

en los bolsillos

Cuando era pequeña inventaba pequeños juegos a modo de pruebas personales, pero sin ningún tipo de retribución final ni meta específica, se trataba sólo de lograrlo.
Ejemplo_1: Iba en el asiento de detrás con mis padres en coche y me decía "no puedo volver a pestañear hasta que vuelva a pasar otro coche amarillo".
Ejemplo_2: "no bajo a merendar hasta que me termine el tema 2 de biología".

Llevo toda mi vida aferrándome a cosas estúpidas y pequeñas como para dejarlo ahora.
Ayer vino a visitarme la Suerte, y la invité a pasar y a tomar té. He decidido abrir una cuenta de ahorros en el Banco de la Suerte, y atesorar todos los momentos que pasemos juntas, para tener algo de compañía los domingos de otoño, y salir a tomar té con Suerte.

A día 18 de Octubre de 2007: 5 Suertes

3 comentarios:

  1. Despues, con la subida de nosequé porcentajes y las retribuciones posteriores, seguro que tu cuenta aumenta
    seguro :)

    :**!

    P.D: Pequeñas estupideces, que grandes ideas

    ResponderEliminar
  2. ¡Que suerte cuando la suerte viene de visita! Acabo de descubrir el blog y me parece potente. Me he permitido linkearlo en el mío. Espero que no te moleste.

    ResponderEliminar
  3. Jejeje... yo también me inventaba juegos de pequeño,... pero a mi la Suerte no me visita.

    :'(

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos