domingo, 7 de octubre de 2007

intercambiables

De cómo la contradicción y el conflicto forman parte de cada acto. De cómo puedes pasar de regalar sonrisas por cada calle a distribuir lágrimas. Que las sonrisas y las lágrimas son lo mismo, forman parte de la misma realidad, intercambiables, complementarias, sinónimas.

Creando un reguero de lágrimas por el centro de Madrid a las 4 a.m, como si de Hansel y Gretel y migas de pan se tratase. Lo que no se es si mi intención será encontrar el camino de vuelta.
A la llegada a mi habitación, la luz de la luna se colaba por la ventana y dormía sobre la cama. Al menos no dormiría sola.

1 comentario:

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos