martes, 11 de diciembre de 2007

arquitecturas imposibles

Me encanta diciembre porque la luz es diferente- digo, por ejemplo.
Y enero mezclado con tus sábanas
y las correcciones odiosas
que revuelven y sacan lo gris que sabes de ti, pero con otras palabras,
y asientes
porque sabes de qué hablan, desde hace mucho tiempo, aunque sea novedad para los demás.
Y a mí no me salen las cuentas si sigues aún con ropa,
Que aún no me atreví a coger el teléfono y marcar tu número. Que sigo enfrascada es éstos mismos A3s de dudas y con demasiados huecos en blanco.
Que lo bueno/malo es que se todo esto.
Que lo malo es que parece que no hago nada por cambiarlo. La relación circular es la que tengo conmigo y mis entornos,
incapaz de resolver las exigencias contextuales, incapaz de encontrar un entorno programático potente, incapacidad encontrar la complejidad que necesitan mis soluciones espaciales.


4 comentarios:

  1. Estado que aprece en dicimbre, epoca de entregas. Es como la epoca de los resfriados. Lo peor, es conocer la sensación, y tenerla tan incrustada tan asumida y tan aburrida. Te has planteado entrar en guerra? Palante con el proyecto!!
    Ánimos!!!!
    Pedro

    ResponderEliminar
  2. Microbio, estoy intententando no leer tu mensaje en Imperativo.

    Pedro, necesito esa guerra, y pronto, ¿cómo puedo incitarla?

    ResponderEliminar
  3. no hay imperativos, sólo un intento de simplificar...
    beeeesos

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos