lunes, 3 de diciembre de 2007

campos de fresas

"Sin apego. Sin raíces. Sin tener nada que perder ni nada que temer. Indiferencia. Gracias a ella, el campo conserva una considerable autonomía y cierta libertad"

Definitivamente, debería irme a vivir al campo.
Viviría con un perro, con el que mantendría una relación circular, de las que no dañan, las que sólo te pueden ofrecer los animales. Los que no piden nada a cambio y, por ello, ante los que desaparece el concepto de "posesión" y con él los conflictos y las escenas desgarradoras. Sin evolución. Es la persistencia del paraíso y del eterno retorno. Trayectoria circular.

3 comentarios:

  1. la insoportable levedá del ser y el dios de las pequeñas cosas son dos libros que quería leerme antes de saber incluso qien los había escrito, porque me volvían loca esos títulos.


    si te conozco algún día me gustaría que me explicaras más eso de las relaciones circulares...


    un beso!

    ResponderEliminar
  2. ah
    y los dos me encantaros
    por diferentes motivos


    y ya puestos, otro beso

    ResponderEliminar
  3. "no te preocupes por mí
    que ya sabes que todo me va siempre bien
    aunque no sea del todo verdad"


    te lo puedo tatuar a bocaos

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos