domingo, 2 de diciembre de 2007

falda nueva

Vengo de allí, de unas palabras demasiado pronunciadas, de una lata de conservas violada, de una falda demasiado usada. Abrimos una nueva ventana al mundo, para intentar sabernos capaces -o convencernos- de que aún no hemos perdido la capacidad para ello.

Utilizamos la excusa de una mudanza, un viaje o un cambio de ropa para creer una vez más en un nuevo inicio. Y así construyes todo tu espacio temporal vital.
Reiniciando, constantemente.
Bienvenido a éste sacrificio de palabras en tu honor, pero sobre todo en el mío. Nos abriremos paso, aunque sea a codazos. Alabado seas si eres tú el que siente el dolor.

-¿Qué miras?
- las nubes
- no mientas, estás mirando hacia abajo
- es que vuelo por encima de ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos