viernes, 14 de diciembre de 2007

Queridos Reyes Magos:

Éste año, como ahora soy más preformativa, he decidido cambiar las peticiones comunes de mi carta y no os pido un príncipe azul, ni siquiera de los que destiñen, ni siquiera un amante. Me he ocupado de adelantarme y asegurarme un buen y entretenido invierno.

Hoy me he gastado todo mi presupuesto de navidad-alimenta-narcisismos, así que ya no os necesito.

¿Qué? Teatro y libros, libros, libros.

Y si alguien se queda con ganas de regalarme algo y no sabe qué, siempre se le podría hacer alguna sugerencia.

8 comentarios:

  1. Los principes azules ya no destiñen, ahora los envían desnudos
    y libros, libros, libros, que siempre son (mucho) mejor que el pijama que regala la abuela.

    un beso.

    ResponderEliminar
  2. Viciosilla... Seguro que eres de las que entra a las librerías a mirar.

    ResponderEliminar
  3. :O
    pero qué descaro, señor arrebatado!!

    no pienso pronunciarme respecto a eso

    ...

    ResponderEliminar
  4. Yo me tropecé con mi príncipe azul entre libros, y de príncipe tenia poco... era mas bien mi media naranja :)

    ¿Regalo? yo te haría uno: al blog mas original y mas bien formado :)

    ResponderEliminar
  5. Será que eres daltónica... por que príncipes azules los hay por todas partes, solo hay que querer verlos.

    ResponderEliminar
  6. yo solo quiero salud, paz y (sobretodo) felicidad.

    pa ti también, q t lo mereces (coñó!)

    besos

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos