jueves, 30 de agosto de 2007

unas notas


Y es jueves, y como tal me permito decir todas las pedanterías y cursilerías que quiera.

Edimburgo, mañana vuelvo a ti, como tú vuelves a mí cada noche de excesiva soledad.

En cuanto a ti, innombrable, hoy más que siempre mañana es nunca.

Llevaré la maleta vacía para traerme unos cuantos sueños en conserva para que, al menos, me duren todo el invierno invierno.

Un beso a todos.

viernes, 24 de agosto de 2007

la hippie que llevo dentro


A través de www.edgargonzalez.com encuentro otra posibilidad de vida a sumar a la lista de las que considero éstos días.
Ya no se qué hacer con tantas opciones. Si al final la estandarización, las convenciones, la religión y las leyes van a servir par algo...

jueves, 23 de agosto de 2007

lo que no es tú

Me siento en mi mesa alrededor de las cosas, cuadernos, libros y papeles que se asoman en mi vida actualmente. Mi vida en celulosa.
Me reconforta encontrarme con mis cosas. El 80% son papeles con notas sobre cosas que hacer, ver, buscar o aprender. Eso me reconforta sólo a medias. Vaya, eres una chica con inquietudes- pienso.

Busco mi nuevo espacio. Compré un cuaderno hace semanas, sólo violado de mala manera por algún que otro texto de cortesía. Lo ubico, le pongo nombre, teléfono, lo distribuyo los distintos espacios que albergarán mis letras y demás atrezzo de billetes de tren avión y notas.

Ahora sólo le falta una historia. Ya no le basta con un papel en cualquier obra. Ahora toca improvisar.

un abrigo para el otoño

Me dices mañana, y yo escucho nunca.

Tu voz a mi lado se deshace, juega con mi ego

Caprichosa, tu piel.

Si no me diera tanta vergüenza, diría que procuro tardar en ducharme tras pasar la noche contigo.

Maldigo la espada azul con la que me atraviesan tus ojos, que abren, atan, destruyen el frágil y tenue universo de brumas que logré componer tras de ti.

Ahora todo se ha vuelto a hacer pedazos. Y todos aquellos trozos de nada que me quedan en las manos son los que me gritan con voz ahogada el camino por el que debo seguir.

Se quedó en mis labios una duda

Necesito algo para sobrevivir al viento del otoño.

martes, 21 de agosto de 2007

me grito

¿Cuándo vas a volver a utilizar tu cuerpo?, me dije.¿Cuándo? ¿Cuando esté surcado por arrugas? ¿Cuando te cueste trabajo mover los brazos? ¿Cuando tengas que parar a descansar en mitad de la escalera? ¿Cuando seas una montaña de ropa arrastrada por el viento del invierno? ¿Cuando te cueste cada vez más conciliar el sueño y te pases las noches enteras imbécil frente a un programa de televisión? ¿Cuando necesites ayuda para adueñarte de los objetos? ¿Cuándo volverás a utilizar tu cuerpo para amar? ¿Cuando el amor sea para ti sólo un ejercicio del recuerdo? ¿Acaso tendrás recuerdos de amor? ¿Cúando volverás a utilizar tu cuerpo para pensar? ¿Cuando seas el mismo libro y, peor, cuando seas la mismo página del mismo libro, diez o quince frases, repetidas hasta el hartazgo? ¿Cuándo volverás a utilizar tu cuerpo para creer? ¿cuándo, con la muerte en los bolsillos, pesada como puñados de monedas, no hagas otra cosa que rezar como un rumiante, pedir: “Acabemos ya con ésto” un día y al día siguiente: “ten piedad, tengo miedo a morir”? ¿Cuándo volverás a utilizar tu cuerpo para sentir, me dije? ¿Cuándo los ojos estén ya cansados, cuando las manos no distingan áspero de suave, cuando todos los olores sean del mismo olor, cuando nada pueda ya resultarte extraño o asombroso? Tus días no pueden haber sido ni un poquito más terribles que los días de cualquiera. Y debes creerme, me dije. Todos tenemos una muerte. Y no pretendas morir en otros, ni nacer en otros. Así que sal ahí afuera y acércate. Aunque medie el abismo y tu cuerpo lo sepa, transgrede. Aunque descreas del lenguaje, de cada una de tus palabras, utilízalas. Y hazlo lo mejor que puedas. Y cuando notes que otra vez vuelves a estar sola, aún entre el tumulto o entre tus seres queridos, muérete. Muérete a carcajadas.
_RODRIGO GARCIA

jueves, 2 de agosto de 2007

miércoles, 1 de agosto de 2007

nunca he tenido un orgasmo

Si ya ves, que el hecho de que tengamos comportamientos sistematizados y podamos recurrir a lecturas sobre el pobre Werther, escuchar canciones de Sabina y leer poemas de Pedro Salinas hace que nuestro descubrimiento del YO y las situaciones tortuosas y grotescas a las que se enfrenta el ser humano sean más llevaderas y más fácilmente esclarecidas. También gracias a comentarios como el de maki de la entrada anterior.

Agosto ha llegado y lo he celebrado continuando mi cuaderno y blog abandonado con el post de ayer, como si de una katharsis se tratara.
Mi primer Agosto en Madrid, desde hace muchos muchos años. Y, de momento, sobrevivo.

NOTA: el título de éste post es sólo para aumentar las visitas de mi blog.