jueves, 27 de septiembre de 2007

BASTA


Una vez más Borges me salva el culo:

"Yo no hablo de venganzas ni perdones, el olvido es la única venganza y el único perdón"

miércoles, 26 de septiembre de 2007

cómo gritarle al viento

El ritmo de actualización de mi blog ha dejado patente el inicio del curso. Tengo fechas de tutorías, exámenes, entregas y conferencias hasta con un mes de antelación. Por no hablar de las citas extra-escuela, que se han suspendido hasta nuevo aviso.

Si me apeteciera y tuviera tiempo hablaría de mis últimas experiencias con Borges, del redescubrimiento que estoy teniendo de Nietzsche, de aquel moratón de mi cuello, de mi encuentro con Levi- Strauss, de mi presentación aún no oficial con el Barón Rampante, de que la llamé puta con la mirada y ella lo sabe, de mi romance con Alfonsina Storni, de que me he enamorado en mi clase de proyectos, de mi Noche en Blanco...

pero sólo si tuviera tiempo.

martes, 25 de septiembre de 2007

habitando la calle

- Recogida de muebles por los contenedores y basuras del Barrio de Salamanca
- Compra de gouache blanco
- Tomar prestado un marco de puerta blanco del Patio Maravillas
- Insertar una situación -y unos objetos- en un lugar del cual no son propios.
- ¿resultado?






Algo que alguien redactó para la ocasión:

Hay que llamar para entrar, aunque la tabiquería no fuese respetada por los despistados caminantes; ¿quién mira al suelo buscando fachadas de luz? ¿derroches de energía?
La pintura se diluía bajo la lluvia, poco a poco repasábamos líneas, marcando los márgenes con el gesto del pincel; si no son visibles las rayas, al menos sí quienes las pintan. Nos quedamos cortos en pintura blanca, faltó cartelería explicativa, pasquines, propaganda (a)política; y señoras mayores pedían tortilla.

-“Toc-toc”, llaman al marco, a la puerta ficticia, algun@s recuerdan a bip (Marcel Marceau, difunto hoy); no en la indumentaria; sí en el ademán de abrir la puerta, que siempre ha estado abierta.
-“Adelante, bienvenidos; sean por un rato nuestros amigos; y coméntenos si pueden cuál ha sido hasta ahora su recorrido”.
Si quieren también, se les escucha y promueven conversaciones; aunque se echa en falta a veces tener un guión que nos facilite y libere del pensamiento continuo, necesario para recibir visitas que requieren exigente explicación. Nos oímos repitiendo cada 10 minutos el baño aquí, la cocina allá, el salón genial; ¿y los dormitorios?…allá arriba colgando del techo.
-¿Y el permiso municipal?
-no se preocupe señor, que nos lo trae ahora Gallardón.

sábado, 8 de septiembre de 2007



Desde entonces su recuerdo acude, inclemente, a mi cabeza en sueños palabras parques o bares y cierro fuertemente los ojos para hacerlo marchar.
Busco recomendaciones en libros de aquellos escritores clásicos sobre el tema eterno; El dolor de amar, o mejor, del abandono. Recurro a experiencias de mi entorno humano inmediato incluso al refranero popular (un clavo saca a otro clavo?). ¿Pero qué puedo hacer? Quizás tenga que aprender a vivir en compañía de su recuerdo.

Quizás tanto tiempo generando el tejido inhóspito que ahora nos une haya subestimado cualquier otra situación. Como si me hubiera quedado muy quieta en tu ausencia, casi sin respirar, recorriendo tímidamente un camino que no se alejara de aquel que recorríamos entonces. Condenándome devotamente a la contemplación pasiva de tus movimientos -como una roca mirando al mar-. Aguardando tu vuelta, para que a tu regreso reconocieras todos los rincones. Y poder vivir en el pasado eternamente.


Déjame sola; oyes romper los brotes…
te acuna un pie celeste desde
arribay un pájaro te traza unos compases

para que olvides …Gracias. Ah, un encargo:
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido.

Alfonsina Storni