jueves, 6 de marzo de 2008

4 de marzo

Unas velas,
algo de papiroflexia,
un feliz no-no-cumpleaños,
un cuento,

tiramisú compartido por los que tenían que estar -sin preveerlo- a cucharadas, una llamada.
Casi tuve todo lo que podía esperar de un cumpleaños tan inesperado. Y el casi viene de serie por mi tendencia al catastrofismo y más al tener miedo de pensar tenerlo todo ya, y Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos. y los encuentros en la tercera fase,
o en el cuarto verso, que quería que tu mano llegara a mi hígado y nuestras lenguas se conocieran mejor. Y no está mal.


4 comentarios:

  1. Intuyo que ha sido tu cumple, felicidades!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ciertamente es peor pensar tenerlo todo que pensar no tener nada... supongo que en el término medio está lo bueno :).. Casi, casi, casi, coincidimos en cumpleaños :) feliz no no feliz..

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos