miércoles, 5 de marzo de 2008

5 de marzo

Me acuerdo cuando hablaba de mí en tercera persona, para ser un poco menos yo
y adquirir más perspectiva. Me decía el profesor que debía alejarme del lienzo
para verlo mejor. Y yo, que cada vez estoy más convencida de que dentro y disuelta en todo y todos, las cosas se ven mejor.
Un montón de metáforas, máscaras y palabras en la punta de la lengua que dieron permiso a los silencios
-madame, puede pasar
Y de los silencios a la nada, a miles de cumpleaños soplando las velas, los papelitos quemados de fin de año y alguna que otra estrella fugaz. Acumulando equipaje de noches, las que me gustan

con algo de música,
buena si puede ser, quizás poesía, roces, cerveza, son-risas y palabras insaturadas. Y después ya se verá. Que no seré yo quien te lo diga.

1 comentario:

  1. Me gustaría saber lo que no dicen las frases que no terminan con un punto, invitando a pensar en cuáles son las palabras que faltan.

    Más que nada porque, si no, no me entero de nada ;-P

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos