sábado, 8 de marzo de 2008

Recollections

Mientras observo de reojo los apuntes de física sobre la mesa me doy cuenta de cuánto me ha crecido ya el pelo. Creo que no me acostumbraré ya nunca a llevarlo largo. Me planteo un nuevo cambio que no sé de dónde sacar. (4 de marzo!) En poco más de un mes suceden fechas críticas en mi vida que se deben paliar con grandes novedades.
Debe ser congruente con el tipo de cambios que toda mujer necesita llegadas estas fechas en su vida de tales enumeraciones, acordes con las tradiciones más puristas y los más sádicos prejuicios;
Un viaje sola, comprar un sofá, cortarse el pelo, hacerse mechas, sentirse sola y salir de caza desesperada, comprarse un pez (Rudolf III), una bolsa de 2 kg de chucherías, comerse 4 tabletas de chocolate con barquillo en una tarde, hacerse una fundie de chocolate... Pero creo que todo esto ya lo suelo hacer así que habrá que trabajar duro.
Necesito música, cada vez más música, y llevarla a todas partes. Pero no tengo dinero para un super reproductor de cientos de gigas para meter mi música. En ésta situación que me aturde y lo hará por tiempo indeterminado, descubres carencias que no sabías que poseías. Creo que mi máquina de escribir también viene de todo esto. Como una regla perpetua de insaciabilidad.

somewhere over the rainbow...

3 comentarios:

  1. Miedo me dan las "numeraciones", que fijo son inferiores a las mías :).. me seduce lo de la máquina de escribir.. ¿no te ralla?, teniendo ordenador?.. siempre me lo he planteado.. quizá sea el momento..

    ResponderEliminar
  2. me gustan las máquinas de escribir por cuatro razones:
    - porque son bonitas
    - por el sonido de las teclas
    - por la tipografía
    - por huir de la virtualidad del .doc y del blog.

    decidí regalármela hace 3 navidades.
    yo te lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  3. Por gentileza genética (dan ganas de decir geniteza geléntica) paterna, cada vez tengo menos pelos que cortarme; por deformación académica considero la física algo sucio, esa perversión de lo nuestro ¡que trata del mundo real!, habrase visto; por golosonería no puedo decir nada de las 2 tabletas de chocolate, excepto que mejor 3, 4 o 42; de peces no sé, lo mío es el secano; la soledad me la dejé olvidada hace 3 meses y un día.

    Lo de viajar solo y lo del sofá sí que lo veo más propio, mi nivel de vida ha subido considerablemente desde que hay un sofá por aquí. Pero lo que veo más común de todo esto es la música.

    Aprende de los grandes mamíferos marinos; necesitan respirar, pero lo suyo es estar bajo el agua. Sólo es cosa de salir a la superficie cada cierto tiempo. Tira de los gigas de los que haya, y recarga música todo el rato. Se puede vivir bien así. ¡Nadie ha visto quejarse a ninguna ballena yubarta!, y hasta parece que se lo pasan bien (cuando no las está harponeando algún japonés o algún noruego, se entiende).

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos