miércoles, 7 de mayo de 2008

en el 2005...

He encontrado éste texto mío por internet y quería copiarlo aquí. Ni se muy bien por qué, ni se cifrar la sensación que me produce releerlo. Supongo que fue el preludio de la chica de rojo sobre fondo gris.


Fornica con la vecina desde hace 4 dias y aún es incapaz de volver sólo a casa. Aún cuando está a 20 metros… (joder, eso lo tuve que aprender yo solita)
Al llegar a burcarle, la perra en celo en cuestión se ha revolcado por mis pantalones y ahora él no se separa de mi. Genial. Así al menos le tengo cerca, porque desde que está con ella en cuanto viene a casa, bebe un poco y se echa a dormir. Supongo que no debería quejarme.



Ninguno de los dos era sincero pero lo fingíamos y ambos aceptábamos, de antemano, la situación. Pero las más de las veces, callábamos. Nos bastaba con mirarnos y sabernos. Nada nos importaban los silencios. Estábamos juntos y era suficiente. Cuando ella se fue todavía lo vi más claro: aquellas sobremesas sin palabras, aquellas miradas sin proyecto, sin esperar grandes cosas de la vida eran sencillamente la felicidad. Yo buscaba en la cabeza temas de conversación que pudieran interesarla, pero me sucedía lo mismo que ante el lienzo en blanco: no se me ocurría nada. A mayor empeño, mayor ofuscación. Se lo expliqué una mañana que, como de costumbre, caminábamos cogidos de la mano: ¿Qué vamos a decirnos? Me siento feliz así, respondió ella.
Mujer de Rojo Sobre Fondo Gris. Miguel Delibes

Sin querer buscar, o mejor... buscando sin querer encontrar encontré. Una de las verdades más dulcemente amargas, dolorosas y sutiles que existen. Demos gracias a los duendes del ocio y la promiscuidad de que éste tipo de relación se esté diluyendo en los tiempos que corren (no quiere decir ésto que esté de acuerdo de cómo se esté haciendo). No querría haber puesto mi opinión antes de éste texto por no veros influenciados... porque... quizás alguno esbozó una tímida o tierna sonrisa de medio lado?? o le entraron ganas de vomitar y chillar?? chillar? Bien. Creo que es la metáfora perfecta que explica los últimos pensamientos pensados y las ultimas vivencias vividas.
La pérdida de ideales, de gustos, de lucha, de avance, de honores, la manipulación, la dialéctica, la BUSQUEDA de nuestra realización se ha visto relegada a unos cuantos que al parecer defienden (lo único que defendemos) nuestros intereses políticos (nuestros únicos intereses). El dinero, supongo. Y más al alcance de todos, el bienestar.
El bienestar de una televisión, unos hijos estudiando, un sofá, un buen programa de televisión y un marido, que si está callado mejor.

3 comentarios:

  1. buenoooooooo
    q tendrá mayo y los examenes q nos ponemos a mirar atrás

    unos más q otros

    y entonces compredemos el escapismo romántico

    la rotura de la caja ocurrió en 1813

    pero el escapismo lo inventaron los griegos, sino fijate en sus dioses, solo tenían q atender de quien tenian hijos

    siempre tuya, anónimamente

    ResponderEliminar
  2. qué bien escribes muchacha!

    un besazo enorme

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos