lunes, 30 de junio de 2008

literatura y piel

Aún me impresiona vislumbrar el poder que tenemos y no lo sabemos utilizar. Que si estás triste es porque te apetece –y a veces apetece, sí- y si una decisión te ha parecido mala es porque

Adoro regodearme en la azarosa satisfacción que se exprime de una graciosa conjunción de adjetivos. Adoro la literatura, las metáforas y los adjetivos porque hace posible que yo sea capaz de narrar mi vida. Adoro la literatura porque desde niña me sacaba a pasear de la mano y ahora no puedo salir a la calle sin ella. La poesía, porque en su abstracto caben todos mis pasos y todos los que aún no puedo imaginar. Las metáforas, porque

Era una tarde azul de lluvia. Quizás había tormenta. Llevaba mi cámara de fotos bajo la camiseta para que no se mojara. Un anhelo de piel dirigió mis pasos hacía tu habitación. Me quité la ropa mojada y te desnudé en silencio.

3 comentarios:

  1. Bajo el grado de azules de aquella tormenta, la cámara disparaba flashes a solas en su recién inventado escondite para convertir imágenes en literatura y ofrecerlas a la vista en metáfora desadjetivada.

    ResponderEliminar
  2. bajo el brazo... y sin leer mariquilla rieperlas...

    au!

    tú me dirás cómo se puede salir de un concierto semejante contenta...

    pues asi fue

    muaks

    ResponderEliminar
  3. Es como elegir, cuando uno está de capa caida, entre escuchar esto:

    http://www.goear.com/listenwin.php?v=e2398fb

    o esto...

    http://www.goear.com/listenwin.php?v=2e68604

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos