viernes, 18 de julio de 2008

des.encuentros II

Hago colección de latidos desacompasados, de muecas y de tropiezos por las calles de Lavapiés. Mi madre no entiende cómo puedo pasar tres días con la misma ropa, pero es que los días ahora san sentidos, y hoy es oído y mañana mirada, y no tengo tiempo para mucho más y clac clac clac las teclas del ordenador, y la luna llena de ésta noche me está guiñando un ojo en tu cama, pero yo no quiero mirarla –o sí- por lo que pueda pasar. Porque las escenografías de julio aún no se me dan demasiado bien y el fin de mes me va a pillar sin una carta en la manga. Habrá que echarle un poco de imaginación y dejar de agendear, pensar, meditar, planear y poner fechas de caducidad, porque en realidad, nunca se me dio bien, y no veo la necesidad de empezar a aprender ahora. Con éste calor, que no dejo de sudar entre las piernas, y el ordenador es otro cuerpo, que intercambia calor a mi lado, pero aún no me ha resultado sugerente de tocar. Inicio/ Apagar equipo/ Apagar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos