sábado, 30 de agosto de 2008

click


El vacío se estructura y las sombras flanquean el infinito, en un juego interminable de paredes. Atraviesa el espejo, el que refleja tus circunstancias y tu propia pared. Enfoca la imagen que interrumpe en la bruma de tus sueños y salta, salta por ella.
Silbidos que subían y bajaban junto con gritos, los de la imagen que trastoca su pensamiento.
Indaga tu mirada en el espacio estás en él, participa de él y entiende que fue hecho para ti.
Cuando llores será tuyo, mientras, existe entre sus paredes, entiéndelas porque forman parte de ti.

La infinitud es doble sospecha. Se diría que todo no es más que un espejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos