domingo, 7 de septiembre de 2008

"su oferta es demasiado idiota para ser rechazada"

"-Un artista es idéntico a un anarquista- exclamó-. Podría intercambiar uno de los término. Un anarquista es un artista. El hombre que lanza una bomba es un artista, porque prefiere un gran momento a todo lo demás. Entiende cuánto más valioso es un estallido de luz cegadora, un repiqueteo de truenos perfectos que los simples y vulgares cuerpos de unos pocos policías uniformes. Un artista desprecia todos los gobiernos, elimina todas las convenciones. El poeta se deleita sólo en el desorden. Si no fuera sí, la cosa más poética del mundo sería el ferrocarril metropolitano.
-Y lo es- dijo el señor Syme.
-¡Tonterías! –dijo Gregory-. ¿Por qué todos los empleados y obreros que viajan en el Metro tienen ese aire tan triste y cansado, tan profundamente triste y cansado? Se lo voy a decir. Es porque saben que el tren funciona. Es porque saben que sea el que sea el punto de destino para el que sacaron su billete, lo alcanzarán. Es porque tras haber pasado Sloane Aquare saben que la siguiente estación sólo pude ser Vistoria y nada más que Victoria. ¡Oh, qué loco entusiasmo sienten! ¡Oh, cómo les brillarían sus ojos, cómo se sentirían de nuevo en el paraíso si la siguiente estación fuera inesperadamente Baker Street!
"

El hombre que fue jueves. G.K. Chesterton

2 comentarios:

  1. Creo que según esto no soy un artista. La cantidad de post que me han inspirado las salas de espera de los hospitales, el autobús y el metro por las mañanas.

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos