sábado, 11 de octubre de 2008

mejores cartas



Aprendí a vivir de las nubes porque,
en ocasiones,
no había cerveza en la nevera.
Entre edredones de plumas y demasiadas letras,
viviendo los bares,
las conversaciones
y los polvos en fascículos.
Los cuatro kilos que me faltan los invertí en lágrimas
y catarsis varias de licor café,
batidos de chocolate
y algo de lencería.
Me gustaría contar que ayer los pájaros me contaron una historia,
eran cientos de ellos, reunidos entre las ramas de un árbol de 5 pisos
y me gritaban hasta que me acerqué a la ventana más cercana.
También contaría que, en cuanto te descuidas,
existe una parada de metro que se llama Bambú,
y es cierto.
Tengo un montón de historias en la palma de la mano
que están esperando un suspiro para saltar
y hacer volar por los aires mi universo,
y yo no paro de desearlo,
Pero miro hacia otro lado,
aún, por si acaso...
Por si acaso me gusta demasiado y yo aquí,
con éstos pelos, reciclando besos
y borrando fechas de caducidad
grabadas a fuego entre mis muslos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos