miércoles, 30 de enero de 2008

de idas y venidas

Llegas a una nueva ciudad. Primero intentas hacerte con un plano o mapa, para situar-te. Buscas casa, piso, habitación. Colocaría un espejo, para tener un lugar donde acudir y recordarme en algún momento. Quizás llevaría los dos o tres últimos cuadernos para no dejarme del todo atrás –aún no se si esto puede ser más maligno que bueno-. Cinco o seis libros en alguna estantería, algo de ropa tirada y una alfombra grande con algún calcetín o bragas tiradas encima.

La estabilidad inestable cada vez se parece más a mi comida diaria. Por suerte, últimamente siempre encuentro a mano algo de sal o azúcar para aderezarla.

Echando la vista atrás me doy cuenta de la cantidad de proyectos que he comenzado y no he terminado. En alguna parte leí que somos parte de lo que en nuestro pasado creamos. Y de forma casi inconsciente me he lanzado a recuperar fotos, documentos, notas, partituras, matrículas de aquél tiempo para verme ahora.

Voy a irme, otra vez. Se le coge gusto a esto. Pero no dejo de dejar por aquí pequeños vómitos que llegan a no llegar nunca.

Puede que hoy acontezca una buena noche.

Y puede que no sin sorpresa quizás algo gélida.

Puede que yo vaya a buscar esa sorpresa gélida. Y que cuando no la encuentre vuelva a casa, triste.

O puede que sea tan tarde cuando regrese que ni me acuerde. Y puede que busque la sorpresa gélida sólo por resolver éstas hipótesis.

martes, 29 de enero de 2008

de vuelta






Florencia tiene un poco de puta, por eso de que al principio la ves más guapa de lo que es y luego te cobra más de lo que debería.

miércoles, 16 de enero de 2008

lunes, 14 de enero de 2008

Confieso

dar mi brazo a torcer con facilidad, llorar una vez al mes y estar a punto una por semana. Encontrar la excusa perfecta en cada estación del año para la melancolía, que el clima afecta irremediable y excesivamente mi estado de ánimo, que me gusta gritarla, que no me gusta llamar por teléfono, que odio hablar por teléfono, que te hecho de menos pero no te llamaré para decírtelo, que estoy hasta los cojones de que salgas en todas mis enumeraciones debilidades pensamientos conversaciones y sueños, que necesito luz para vivir, que adoro pasear entre las estanterías de bibliotecas y librerías sin buscar nada específico, hacerme la víctima, quejarme, pintarme los labios, ir a ver a mi psicóloga, disfrazarme, los tiovivos, la intensidad, los patios, tus ojos a punto de llorar

...

miércoles, 9 de enero de 2008

por tentación del sr. arrebatado

Freedom is just another word
For nothing left to lose,
Nothing don’t mean nothing honey if it ain’t free, now now.
And feeling good was easy, Lord, when he sang the blues,
You know feeling good was good enough for me,
Good enough for me and my Bobby McGee.

mis mañanas frías de enero

sábado, 5 de enero de 2008

viernes, 4 de enero de 2008

propósitos de año nuevo

Se me quedó el 2007 atragantado
Convencionalismos numéricos a parte;

En mi atracón navideño competís tú y los langostinos,
por aquello de engullir en exceso
para luego vomitar

Y empezar bien el año. Por un 2008 inmoral.