martes, 25 de marzo de 2008

marzo II

Porque hay momentos en los que echas un montón de menos... cosas –sin h y miles de otras cosas más- y no te entra en la cabeza aún cómo cojones tuviste huevos para hacerlo, pero llegas a casa y te tumbas en la cama y piensas que la botella de vino que tenías en la taquilla ha sido demasiado bien compartida a las 16h. Y aún recuerdas aquel tiramisú con bizcochos flotantes y más amor que otra cosa- que sí- compartido por siete, ocho o doce -rubia y anónima, os quiero más desde entonces- Que es una tontería, pero me sabe la boca dulce desde entonces. Y pienso que quizás está lejano, pero ya era Marzo. Y yo no se qué le pasa a éste Marzo que me está volviendo loca.... creo que todo empezó con un tiramisú en el suelo con cucharillas robadas y luego con los dedos, siguió paseando más o menos fiel por Wonderland y demasiado yo misma y mis cuadernos, y demasiado fuera, también, algunas fotos, producción, algunos besos robados por las calles de Madrid y otros que me guardé/quise dejar olvidados en el bolsillo del abrigo, porque ya empieza a hacer calor. me hablas de las-flores-del-cerezo y yo pienso en él y en mí, en nuestras sinergias maravillosas de Marzo y Abril.. que no espero menos de Abril, Sabina ya lo decía y aún sigo siguiendo sus diarios de mi adolescencia. Me encanta mantener la rutina de enamorarme –por lo menos- dos veces por semana, a pesar de que he vuelto a caer en errores pasados que prometí no retomar, tienen otro color
y me saben más dulces

domingo, 23 de marzo de 2008

elige tu propia aventura_conTEXTOS

a)
"- es que tengo un problema
- ¿qué pasa?
- que te echo de menos."

b)
"- ¿sabes una cosa?
- dime
- que cuando estoy contigo echo en falta muchas cosas, pero sólo me sobra la ropa."

viernes, 21 de marzo de 2008

marzo

Los días empiezan cuando me acaba el día,
y unos cuantos bersos robados.
y el Diógenes del lunes, mis moretones en los brazos, mis labios cortados, las expediciones, la vida, todo.

Que hace mucho tiempo que no pasaba por el bukowski, con lo que me gusta meterme frases en los bolsillos y formar nuevos propósitos, como vivir más días corporal-sensoriales. Por sertir-me. Que luego pasa que en cuanto me coges la mano toco el cielo –por no decir que me corro-.
Para desayunar rompo un par de tabúes, prejuicios, por empezar bien el día. Porque he aprendido que los principios más sólidos son los que deben tener más grados de libertad – y que me suspendan estructuras-.

Agarrarme/ahogarme/ahorcarme a aquello/aquel, que me pareció TAN que no vuelvo a abrir los ojos. Me gustaría decir que, de lo que aseguro de forma tajante, estoy segura al 60%.
Y es así, y si no los pájaros no piarían ésta madrugada.
Y las 7 sillas de Alicia
y las escenografías de la vida – que escenografiar es escribir en escena-
y la vida rima
y el 518, que me mata.
Y morir cada noche, como éstos días. Eso es lo que yo quiero

martes, 18 de marzo de 2008

jueves, 13 de marzo de 2008

de ayer y de hoy (3)

martes, 11 de marzo de 2008

de ayer y de hoy (2)

Solía disfrazarse un poco todos los días, para su actividad diaria. Así conseguía obligarse a adoptar un papel.
En principio no importaba cuál.

Un día, incluso, se puso tacones, para comprobar si, por contraposición de conceptos, era capa de llevar la cabeza alta.
No lo consiguió.

durante una conversación telefónica

domingo, 9 de marzo de 2008

de idas y venidas (2)

Sólo quería poner ésta foto que he encontrado en algún lugar de la red.

Y decir, que en septiembre me voy a vivir a Valencia.


"-¿Quieres decirme, por favor, qué camino debo tomar para salir de aquí?-
-Eso depende mucho de a dónde quieres ir - respondió el Gato.
-Poco me preocupa a dónde ir - dijo Aliciia.
-Entonces, poco importa el camino que tomes - replicó el Gato-"

sábado, 8 de marzo de 2008

Recollections

Mientras observo de reojo los apuntes de física sobre la mesa me doy cuenta de cuánto me ha crecido ya el pelo. Creo que no me acostumbraré ya nunca a llevarlo largo. Me planteo un nuevo cambio que no sé de dónde sacar. (4 de marzo!) En poco más de un mes suceden fechas críticas en mi vida que se deben paliar con grandes novedades.
Debe ser congruente con el tipo de cambios que toda mujer necesita llegadas estas fechas en su vida de tales enumeraciones, acordes con las tradiciones más puristas y los más sádicos prejuicios;
Un viaje sola, comprar un sofá, cortarse el pelo, hacerse mechas, sentirse sola y salir de caza desesperada, comprarse un pez (Rudolf III), una bolsa de 2 kg de chucherías, comerse 4 tabletas de chocolate con barquillo en una tarde, hacerse una fundie de chocolate... Pero creo que todo esto ya lo suelo hacer así que habrá que trabajar duro.
Necesito música, cada vez más música, y llevarla a todas partes. Pero no tengo dinero para un super reproductor de cientos de gigas para meter mi música. En ésta situación que me aturde y lo hará por tiempo indeterminado, descubres carencias que no sabías que poseías. Creo que mi máquina de escribir también viene de todo esto. Como una regla perpetua de insaciabilidad.

somewhere over the rainbow...

jueves, 6 de marzo de 2008

4 de marzo

Unas velas,
algo de papiroflexia,
un feliz no-no-cumpleaños,
un cuento,

tiramisú compartido por los que tenían que estar -sin preveerlo- a cucharadas, una llamada.
Casi tuve todo lo que podía esperar de un cumpleaños tan inesperado. Y el casi viene de serie por mi tendencia al catastrofismo y más al tener miedo de pensar tenerlo todo ya, y Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos. y los encuentros en la tercera fase,
o en el cuarto verso, que quería que tu mano llegara a mi hígado y nuestras lenguas se conocieran mejor. Y no está mal.


miércoles, 5 de marzo de 2008

5 de marzo

Me acuerdo cuando hablaba de mí en tercera persona, para ser un poco menos yo
y adquirir más perspectiva. Me decía el profesor que debía alejarme del lienzo
para verlo mejor. Y yo, que cada vez estoy más convencida de que dentro y disuelta en todo y todos, las cosas se ven mejor.
Un montón de metáforas, máscaras y palabras en la punta de la lengua que dieron permiso a los silencios
-madame, puede pasar
Y de los silencios a la nada, a miles de cumpleaños soplando las velas, los papelitos quemados de fin de año y alguna que otra estrella fugaz. Acumulando equipaje de noches, las que me gustan

con algo de música,
buena si puede ser, quizás poesía, roces, cerveza, son-risas y palabras insaturadas. Y después ya se verá. Que no seré yo quien te lo diga.