domingo, 25 de mayo de 2008

equinoccios vitales

Huelo, siento, toco, siento, miro, siento, respiro, siento.
Tengo un problema de incompatibilidad de funciones básicas.
Tengo miedo de pensar que las únicas veces que escribo son para hablar de ti. Quiero un poco menos de eso en mi vida,
para verme detrás de ésta copa.

Aún sigo follando con Marzo
dejando Abril olvidado en un cajón que nunca recuerdo
coqueteando con las melancolías de Noviembre
sabiendo que Octubre siempre anda por aquí.

sábado, 24 de mayo de 2008

jueves a 2 megapixeles

martes, 20 de mayo de 2008

busco

desde un lugar que me sabe amargo
como una gasolinera o un niño vestido de negro.

Vida 20 de mayo del 2008


con ansiedad, esa palabra que me hace arrancar el día, o aquella camiseta que llevé todo el dia aquel nublado en Ortigueira y luego voló entre besos y arena (¿te acuerdas?)
Que aún me canso de hablar siempre de relojes, andenes, raíces… y aún así, me sorprende sorprenderme surgiendo de terrenos demasiado pisados y abonados.
Y me abono a la 5º temporada de tu mirada, que me han contado que promete.
Me parece escuchar que la lluvia, en ocasiones, suena de forma diferente y siento otro compás sobre mis hombros,
aunque ésta vez no llueva
pero las hojas del rosal –con espinas- se siguen estremeciendo demasiado
al sentir el impacto de cada gota

c

a

d

a


g

o

t

a

necesidades_¿¿¿consumidor o consumido???

Desechar un objeto sólo implica una condición moral dictada por su (ex)dueño. Este calificativo queda impregnado, reforzando la condición consumista de la sociedad en la que vivimos. Muebles, ropa o incluso comida esperan en los contenedores, desvanes o trasteros a que alguien les quite la pesada losa de “residuo” y los ponga de nuevo en movimiento. Cerrar los ojos a esta realidad derrochadora sólo refuerza su hegemonía. NO NECESITAS COMPRARLO TODO. De hecho, NO NECESITAS la mayoria de las cosas que ansías COMPRAR.

¿¿¿CONSUMIDOR O CONSUMIDO???


P.D: viva Diógenes y su puta madre.

domingo, 18 de mayo de 2008

re-creando-me

Qué maravilloso fue encontrarte
como si años hicieran desde entonces, y todas esas litronas en la mochila
y como guía de la ciudad nuestras manos
cantando con los ojos una de los Furry
y todas esas historias, que puedo recrear como mías
dándole la vuelta a las tortillas y buscando las escaleras de emergencia de las palabras que pasean por la mesa que nos separa.
Me encanta el amarillo que baña las fotos nocturnas de Malasaña
mientras te cuento cómo estoy aprendiendo
que follar con la vida es lo único que me merece la pena.

sábado, 17 de mayo de 2008

las liebres en marzo están en celo

No voy a escribir algo sobre los poetas
–esa gente de malos vicios que utilizan palabras como penumbra-
ni sobre los excesos de pronombres y los juegos de azar,
ni sobre promiscuidad de media mañana, ni mis horas del té,

ni sobre todo lo que no merezco Marzo, ni marcar números de teléfono
ni decir que ayer descubrí a éste Pedro Salinas (gracias)

Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!

Quítate ya los trajes,
las señas, los retratos;
yo no te quiero así,
disfrazada de otra,
hija siempre de algo.
Te quiero pura, libre,
irreductible: tú.
Sé que cuando te llame
entre todas las gentes
del mundo,
sólo tú serás tú.
Y cuando me preguntes
quién es el que te llama,
el que te quiere suya,
enterraré los nombres,
los rótulos, la historia.
Iré rompiendo todo
lo que encima me echaron
desde antes de nacer.
Y vuelto ya al anónimo
eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo,
te diré:
«Yo te quiero, soy yo».

No voy a escribir sobre adoptar papeles,
ni sobre la inestabilidad estable que rige mis pasos,
tampoco sobre nubes, maletas, andenes, caleidoscopios ni cafés
al menos hoy
ni tampoco intentaré buscar interlocutores más o menos imaginarios
por no hablar de ti
ni hablaré de mí en segunda persona –por no inculparme más de lo que lo hagan estaspalabrassobrepantallagris-
Un día entras en un bar, escoges la mesa más apartada y oscura
pides una botella de vino y hablas un buen rato
con nadie
y empiezas a llorar, por no reír. Sólo porque es mucho más poético.

viernes, 16 de mayo de 2008

_dia1

miércoles, 14 de mayo de 2008

la inmortalidad

Nada más ventajoso que adoptar la posición de una niña: las niñas se pueden permitir hacer lo que quieren porque son inocentes y carecen de experiencia; no tienen que respetar las reglas del comportamiento en sociedad porque aún no han ingresado al mundo en que rige la formalidad; pueden poner de manifiesto sus sentimientos sin tomar en cuenta si la ocasión es o no es adecuada. Las personas que se negaban a ver en Bettina a una niña decían que era extravagante (en una ocasión se puso a bailar de alegría, se cayó y se abrió la cabeza contra la esquina de una mesa), maleducada (en presencia de otras personas se sentaba en el suelo en lugar de hacerlo en una silla) y sobre todo catastróficamente afectada. En cambio quienes estaban dispuestos a verla como una eterna niña estaban encantados con su espontánea naturalidad.
La inmortalidad. Milan Kundera.

martes, 13 de mayo de 2008

de vuelta por los andenes

Con la piel cuarteada y sentimientos precocinados la chica del abrigo verde había re-aprendido a llevar maletas, volvía a amar los andenes y encontró el hacha con el que solía cortar raíces y mala hierba de alrededor. Bueno, no toda la mala hierba.
Guardaba algunos hábitos que la hacían recordarse, como enamorarse en el transporte público, pasear por bibliotecas durante horas sin buscar nada en concreto o tomar un earl grey a media tarde.

Las maletas, llenas d
e lluvia y alguna nube. Sonreía mientras esperaba el tren. Le hubiera gustado entablar una relación más íntima con su tacto –pensaba, mientras sentía el viento y el roce de su falda entre las piernas.

lunes, 12 de mayo de 2008

si no respiro es por no ahogarme

Y creo que debería dar las gracias porque llueva; después de tanto tiempo...
y casi perdida me agarro a unos cuantos libros y a la Wolf, al Marina y Vargas-Llosa y palabra a palabra me voy recuperando en ellos
y que nunca pensé que fuera a ocurrir y algo ha estallado y sólo me apetece llorar pero no recuerdo dónde guardé las lágrimas
sin acordarme de lo necesarias que son
y quizás cometí el error de pensar que sentir era sólo sonreír y se me olvidó la otra cara de la luna
y todo tan baldío, teniendo tanto que decir que sólo puedo escribir estas letras estúpidas de rebajas de enero. Que al menos sirvan para romper ambigüedades y medias tintas ya que estamos en esto de destruir y echar abajo la vida. Mirando demasiado por encima del hombro, olvidando demasiados nombres y retazos
que tanto amo. Y cientos de caminos, sendas de letras
y dejarse llevar suena demasiado bien y ya no reconozco mis manos
ni mis bragas

caminando por las mismas calles pero con otro nombre y también el color de las casas es diferente y vive dentro otra gente distinta.
El espejo de la pared está roto y sólo me devuelve pedazos de mi cara. Necesito dosis de mí, de ficción y mezclar vino con cerveza y palabras.

domingo, 11 de mayo de 2008

latidos en 3/4

No sabes nada de susurros
ni de persianas bajadas
y tu único deseo es tirar piedras
contra las palabras bellas que he acunado
durante años
para sostenerme.

miércoles, 7 de mayo de 2008

en el 2005...

He encontrado éste texto mío por internet y quería copiarlo aquí. Ni se muy bien por qué, ni se cifrar la sensación que me produce releerlo. Supongo que fue el preludio de la chica de rojo sobre fondo gris.


Fornica con la vecina desde hace 4 dias y aún es incapaz de volver sólo a casa. Aún cuando está a 20 metros… (joder, eso lo tuve que aprender yo solita)
Al llegar a burcarle, la perra en celo en cuestión se ha revolcado por mis pantalones y ahora él no se separa de mi. Genial. Así al menos le tengo cerca, porque desde que está con ella en cuanto viene a casa, bebe un poco y se echa a dormir. Supongo que no debería quejarme.



Ninguno de los dos era sincero pero lo fingíamos y ambos aceptábamos, de antemano, la situación. Pero las más de las veces, callábamos. Nos bastaba con mirarnos y sabernos. Nada nos importaban los silencios. Estábamos juntos y era suficiente. Cuando ella se fue todavía lo vi más claro: aquellas sobremesas sin palabras, aquellas miradas sin proyecto, sin esperar grandes cosas de la vida eran sencillamente la felicidad. Yo buscaba en la cabeza temas de conversación que pudieran interesarla, pero me sucedía lo mismo que ante el lienzo en blanco: no se me ocurría nada. A mayor empeño, mayor ofuscación. Se lo expliqué una mañana que, como de costumbre, caminábamos cogidos de la mano: ¿Qué vamos a decirnos? Me siento feliz así, respondió ella.
Mujer de Rojo Sobre Fondo Gris. Miguel Delibes

Sin querer buscar, o mejor... buscando sin querer encontrar encontré. Una de las verdades más dulcemente amargas, dolorosas y sutiles que existen. Demos gracias a los duendes del ocio y la promiscuidad de que éste tipo de relación se esté diluyendo en los tiempos que corren (no quiere decir ésto que esté de acuerdo de cómo se esté haciendo). No querría haber puesto mi opinión antes de éste texto por no veros influenciados... porque... quizás alguno esbozó una tímida o tierna sonrisa de medio lado?? o le entraron ganas de vomitar y chillar?? chillar? Bien. Creo que es la metáfora perfecta que explica los últimos pensamientos pensados y las ultimas vivencias vividas.
La pérdida de ideales, de gustos, de lucha, de avance, de honores, la manipulación, la dialéctica, la BUSQUEDA de nuestra realización se ha visto relegada a unos cuantos que al parecer defienden (lo único que defendemos) nuestros intereses políticos (nuestros únicos intereses). El dinero, supongo. Y más al alcance de todos, el bienestar.
El bienestar de una televisión, unos hijos estudiando, un sofá, un buen programa de televisión y un marido, que si está callado mejor.

lunes, 5 de mayo de 2008

hace-justo-un-año

No podréis
nunca
imaginar
lo feliz que me hace
que todo esto
haya volado.

domingo, 4 de mayo de 2008

sábado de jazz


viernes, 2 de mayo de 2008

without

Al levantarme, he bajado el primer pie de la cama,
ha tocado el suelo

y he comenzado a bailar. Mi espejo me recibe con moratones
en brazos y piernas
que no conocía
y sonrío.
Indecorosamente he llegado hacia una mesa llena de apuntes
revueltos o demasiado encarpetados,
he puesto música y he seguido bailando
porque me da igual,
me asomo a la ventana y hace sol
y quizás salga a saludar a las mariposas de Mayo,
que aún no me conocen.
Me ocurre que la primavera me trastoca todos los principios
sobre los que intentaba asentar mi invierno.
O quizás ya estaban violados, desde el inicio. Y ocurren cosas.
Como que podría enamorarme de cualquier hombre
que encendiera con cerillas su cigarro,
o que lleve sombrero, o patillas, o todo a la vez.
y lo peor

es que me suena tan estúpido como real.