jueves, 8 de enero de 2009

o d i o

Ahora puedo hablar. Ahora puedo intentar explicar lo que sentí hace dos días dentro de mí. Ahora que noto que se va apaciguando.
He sentido el Odio. He sentido el odio con la misma intensidad como descubrí lo que era el amor y el dolor hace años. No era un odio de pensamiento, era de piel, vísceras, rabia y vómito. Era un odio que enquilosaba mis sentidos y me convertía en una máquina de destruir y matar. Nublaba mi mente y triplicaba mi fuerza.
No era otro. Era una parte de mí que no conocía. Que alguna otra vez vislumbré y tuve a acallar con gritos o desgaste físico.
Ahora sé que existe. Tendré que ponerle nombre. No creo que tenga poco que ver con Sabine.

Antes me asustaba. Ahora me mata de gusto saber que tengo gente cerca que me sabe leer mejor que yo.
"-Tú y tus ataques... A veces pareces una mina anti-personas, versión sexy."

4 comentarios:

  1. Hace mucho que tu blog es una parada obligada cada semana para mi. Estoy realmente enganchada a lo que escribes/sientes.


    Espero poder seguir leyendote durante mucho tiempo.

    Maria

    ResponderEliminar
  2. alba

    alba

    ...

    a ver si nos vemos

    y me lo cuentas todo

    mua

    ResponderEliminar
  3. El Odio y el amor, para mi son los sentimientos mas complejos e intensos, con el amor puedes hacer feliz y con el odio puedes destruir completamente.... buen escrito....


    Bexos

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos