martes, 20 de enero de 2009

Un placer jugar contigo

En cuanto te descuidas es lunes, son las seis de la mañana y no estás en tu casa.
Tienes un brazo pintado, una margarita en el bolso.

- La verdad es que tu cara me suena de algo.
- La tuya a mí también.
- ¿De qué puede ser?
- De la vida. ¿Brindamos?

Luego supones que la única forma de haber aprendido que las frases de las películas no suenan ni funcionan igual que en la pantalla, es probándolo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos