lunes, 9 de febrero de 2009

J, V, S

Jueves. Saco tu cuaderno de tu bolso y me busco. Ha pasado tanto tiempo que nada ha cambiado. Y poco importa si quedamos en un bar o en tu cama.
- ¿En tu casa o en la mía?
- En tu casa y en la mía.

Tu olor me sigue hablando de mi.

- ¿Pero os acostáteis juntos o no?
- Sí, pero no fue tan sexual...
- Pues yo siempre que tengo sexo es sexual.
- ...

Viernes. Svoboda. Años buscando un maestro y al fin lo encuentro. Amémosle. El resto del día no importa.

Sábado. Familia. Lo de siempre y aumentado.
Los violoncellos me gustan. Grandes y robustos pero frágiles, sinuosos, sensuales. Me gusta cómo se complementa contigo. Cómo sois una sola cosa. Cómo os abrazáis. El cello se entrega a tí y tú a él.
Intimidad habitacional. Me gusta tu mundo.
Penes y teatro infame. Y no, no es tan sugerente como parece en la web.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos