lunes, 2 de febrero de 2009

¡Sol, déjame en paz!

En éste momento de mi vida hay dos personas que son capaces de sacar lo peor de mi. De producirme ansiedad con cada una de sus palabras o actos. De generarme respuestas violentas y deseos suicidas. Se encuentran, quiera o no, inquietantemente muy cerca de mi cada día. Haga lo que haga. Virtualmente o no.
Me encuentro muy desorientada en cuanto a la resolución de éste asunto. Porque, si aún están en mi vida, sólo puede ser por una razón:
Porque no quiero que desaparezcan.

Al margen: Necesito que alguien me de una buena hostia.
** Dios del los bloggueros, no dejes que mi blog siga por los caminos de trivialidad que va tomando últimamente.

4 comentarios:

  1. A virtually cosmetic sexual casualty from the one who brought us the last fuckin chaotic version of insanity.

    Are you
    Lost or just
    Burning
    Away...?

    ResponderEliminar
  2. a fluir, no? a veces el combate cansa, pero es parte de la vida, y como has dicho puedes quererlos (u odiarlos) ahí. No lo tires, pero tampoco te hagas daño en exceso. Aunque no dejes de luchar por lo que te importa.

    hasta donde te importa, esa es la pregunta; pero generalmente cuando algo te hace apasionarte sea de la forma que sea es porque de verdad te importa; es peor la indiferencia que el odio o la violencia, aunque la primera es más cómada, los segundos te hacen sentir que corre sangre por tus venas...

    Y puede que lo mejor que hagas cuando leas es no hacer caso al cúmulo de tonterías que se escriben

    :P

    ResponderEliminar
  3. Si por algo continúa éste blog es por ese 1% de gente que pasa por aquí y escribe comentarios, siempre geniales. Sobre todo de esos Anónimos adorables, que tanto me gustaría desenmascarar...

    Not lost. Never.

    Claro. Les mantengo a mi lado porque me hacen sentir la sangre correr por mis venas.

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos