miércoles, 25 de marzo de 2009

Mi garganta tiene hambre de historias y cuanto más firme intento pisar, mis pies ya pisan otro asfalto –y mira que me acabo de comprar unas zapatillas nuevas-.
El té me sirve para re-comenzar. Hoy ya llevo dos. Todos los días uno, claro, a la hora del té o no, eso da igual. Unos gramos de earl grey crema en la tetera, agua caliente... y después casi cualquier cosa es posible. Pero hoy ya no vale con el té, ni con los cientos de gramos de comida que me empeño en ingerir cada día para saciar otros hambres.
Otro té. Reiniciar.
Pienso en las cosas que no debería pensar, hago cosas que no debería hacer, beso bocas que no debería besar, dibujo paisajes que aún no imaginan mis pupilas. Todo va más rápido que el tiempo. Y con el tiempo que tengo voy a tener que echarle mucha imaginación.

Nota: Ya lo entenderás.

4 comentarios:

  1. Too british...

    Hay frases que no me han gustado. :S

    ResponderEliminar
  2. es que te ha llegado la primavera...

    ¿cambio de look, o es que lo veo yo distinto esto? B. dani

    ResponderEliminar
  3. ayshhh

    por qué tan oscuro, lady?

    bueno... te seguiré leyendo igual

    :)

    ResponderEliminar
  4. tan negro...

    la primavera nos ha de vestir de un rojo pasión (¿ruso?) más rojo que nunca.

    la primavera me pide luz de fondo, y que el gris sea más claro que nunca, color transparente de ese que no vemos pero está ahí

    ¿rojo de fondo? ¿blanco en relieve?

    yo te seguiré translúcido, como siempre

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos