miércoles, 8 de abril de 2009

Escrito hace un tiempo.

Si yo las ato o ellas me atan.

Ya no se quién arrastra a quién pero no puedo avanzar. Cada vez estoy más convencida de que todos esos fuertes nudos de rutina, engaño, pesimismo y soledad que me atan son los mismos que tiempo atrás hice para lograr seguridad y ahora no me dejan alcanzarla. Además de que tampoco quiero deshacerlos. Es más cómoda la pasividad.

Soy de la generación de niños que dejaron de inventar sus propios juegos y que obtuvieron por navidad todo lo deseado a través del catálogo de la televisión.
Los que preguntan todo el tiempo cómo se debe hacer tal cosa, qué. Que dejaron atrás los por qués. Que la máxima aportación personal que incentivan en los colegios es leer la lección y hacer un resumen.

Recuerdo que una vez mandaron un trabajo voluntario en la ESO sobre el genoma humano. Era un tema que me apasionaba. Además, por aquellos entonces se acababa de descubrir algo sobre su codificación. Pasé tardes enteras leyendo recortes de noticias de periódicos y libros. Me costó mucho buscar, analizar, sintetizar, relacionar y, con todo eso, hacer un documento nuevo y que aportara algo. Lo pasé muy mal. Pero quedé muy satisfecha con el trabajo. Ni siquiera era un trabajo obligatorio. A los pocos días de entregarlo la profesora me llamó a su despacho. Preguntó si lo había escrito yo. No me creyó.

Todos preferimos jugar a juegos de coches con la playstation, en vez de a juegos de rol. En algún lugar leí que el ser humano está hecho para soportar más emociones e intensidad de existencia que a lo que nos estamos acostumbrando. Toda esa pasión reprimida viaja a través de conductos oscuros del cuerpo transformándose en frustraciones, depresiones y adicciones. A emborracharse los fines de semana para olvidar tu vida rutinaria. A esperar cada día que el siguiente será mejor, o al menos el fin de semana. A proyectarnos en los amigos, los novios, los amantes para que al menos nos liberen de alguna parte de nosotros, ya que no nos conseguimos soportar.


6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. AHORA intentaba dar importancia al resto de cosas de las que habla el texto. Esa parte pásala por alto. 2006... un año duro.

    ResponderEliminar
  3. Perdon, he borrado mi comentario sin querer...

    Era:

    "¿Te infravaloras ahora, o sólo cuando escribiste esto?

    Tienes TOOODA la razón, eres pasiva, nunca inventas, no preguntas por qué, y no eres apasionada."

    ResponderEliminar
  4. me sorprendes triplemente... o sea que biología, post de cuadernos antiguos y un montón de cosas que yo también escribiría...

    ResponderEliminar
  5. dueles

    de un modo terrible que crea adicción y tiene un sabor ácido que seduce

    mojas mi cráneo, y me gusta

    ResponderEliminar

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos