miércoles, 6 de mayo de 2009

El lenguaje de Los Fuertes.

Quizás, el principio de un bestiario.

Existen dos tipos de personas. Las que responden a las afrentas con ira, y las que responden con el silencio y la autoinculpación. En éste primer grupo se encuentran los que yo denomino "los fuertes".
La arrogancia que muestran es, sobre todo, inseguridad. Marcados por una infancia en el grupo de los marginados en el colegio, no les quedó más remedio que construír a base de lágrimas y muchas noches sólos en casa un armazón de hierro impenetrable con el que ganaron posiciones en el ránking popular, pero perdieron toda capacidad de disfrute y sinceridad emocional.
La adopción de prepotencia y arrogancia sólo es miedo, en muchos casos ocultando una turbia envidia que los lleva irremediablemente por el camino de la ira y del egoísmo.

1 comentario:

cuando sabes que no tienes nada que perder
el universo conspira porque alcances tus objetivos