viernes, 30 de enero de 2009

DOScosas:

1.- Sabine medía su estado de ánimo/ valoración de sí misma según su forma de cruzar las calles. Partiendo de la base de que nunca (muy raramente) las cruzaba por el paso-de-cebra. Los días más grises esquivaba coches que circulaban a gran velocidad con gran riesgo de ser atropellada. Los negros, se ponía peligrosamente cerca de la calzada o del borde del andén del metro.
Por si acaso.

2.- Se amaban transversalmente
sin saberlo sabiéndolo
todos los días, cada segundo,
a sólo dos km de un beso.

lunes, 26 de enero de 2009

. y aparte

Hay un día en el que te levantas de la siesta y no te apetece tener un blog.
Hay otro día en el que descubres textos maravillosos y tienes que llamar a personas varias para compartir tal hallazgo. Y cuando en teléfono se queda corto, siempre está éste blog.

Mujer
Empiezo a temblar...

Hombre
¿Por lo que te quiero hacer
- y te haré?

Mujer
Sí, tiemblo por eso...

Hombre
¿Y sabes lo que te quiero hacer
- y te haré?

Mujer
Lo sé.

Hombre
¿Y no me pides que no lo haga?

Mujer
No.

Hombre
Entonces te gusta temblar...
Temblar sabiendo...

Mujer
Me gusta: como le gusta al enfermo saber su mal.

[...]

Hombre
¿Y no serán posibles amores?

Mujer
¡No! Lo creeré, en cada abrazo...
pero sabré que no es posible.
Cuánto amor por el joven de mejillas hundidas, de pómulos altos y frente sudorosa bajo el casco de creta, rosa, de sus cabellos cortos, que me mira con sus ojos de niño achinados como rendijas soleads por su timidez de obrero en el Norte...
Cuánto amor por el joven moreno, que sin duda ciene de Sosilia, con su boca de ba´rbaro esclavo adolescente, perverso, pero lleno de delicadeza como una madre...

Hombre
A todos esos cómplices despreocupados, tú los distingues apenas, pero los distingues: y corpóreamente, puedes tambíen, entonces, conocerlos (un color rubio del pelo corto; un mechón moreno).
¿Pero sus almas? ¿Sus caracteres?
Cómo puedes conocerlos, si no te dicen una sola palabra, te toman y se van (de sus voces, podrás captar un susurro, una risa).

Mujer
Pero me hablan con la lengua de su carne.
Por la forma...
el modo...; el tiempo...;
por la intensidad con que, una vez dentro de mí, hacen su larga y breve confesión;
por la violencia y por la dulzura -con la infinita gama que une ambas cosas, con las que me usan:
por los golpes rítmicos que, con los riñones, me dan, o bien por sus torpes empujones;
por la insinuante y por la exasperante obstinación con que se retuercen; o bien por la única, larga presión; por su interés, que es absorbido por todo el cuerpo,
o bien por esa única parte del cuerpo...
que excluye ciegamente al resto...;
por el modo en que se consumen, hiriendo, o bien derritiéndose en líquida dulzura. Cada uno de estos actos que te he enumerado en abstracto tiene infinitas variantes concretas (aunque el modelo sea sólo uno). Por ellas comprendo, sin necesidad de palabras,
las almas, los caracteres de mis amores de pocos minutos.


ORGÍA. Pier Paolo Pasolini

martes, 20 de enero de 2009

punto y aparte

Esto se cierra, de forma indeterminada.
Volveré a pasar por aquí, pero no sé decirte cuándo será.

Besos y nubes, para los que pasan y me entienden, para los que pasan y no entienden nada, para los que no conozco y pisan por aquí y para los que conozco y creen que no sé que vienen por aquí.

Un placer jugar contigo

En cuanto te descuidas es lunes, son las seis de la mañana y no estás en tu casa.
Tienes un brazo pintado, una margarita en el bolso.

- La verdad es que tu cara me suena de algo.
- La tuya a mí también.
- ¿De qué puede ser?
- De la vida. ¿Brindamos?

Luego supones que la única forma de haber aprendido que las frases de las películas no suenan ni funcionan igual que en la pantalla, es probándolo.

miércoles, 14 de enero de 2009

Foto_entrega3




martes, 13 de enero de 2009

Foto_entrega2





A ver si adivináis...
¿Dónde están hechas éstas fotos?

Nota: Están sin retocar.

lunes, 12 de enero de 2009

Foto_entrega1

jueves, 8 de enero de 2009

o d i o

Ahora puedo hablar. Ahora puedo intentar explicar lo que sentí hace dos días dentro de mí. Ahora que noto que se va apaciguando.
He sentido el Odio. He sentido el odio con la misma intensidad como descubrí lo que era el amor y el dolor hace años. No era un odio de pensamiento, era de piel, vísceras, rabia y vómito. Era un odio que enquilosaba mis sentidos y me convertía en una máquina de destruir y matar. Nublaba mi mente y triplicaba mi fuerza.
No era otro. Era una parte de mí que no conocía. Que alguna otra vez vislumbré y tuve a acallar con gritos o desgaste físico.
Ahora sé que existe. Tendré que ponerle nombre. No creo que tenga poco que ver con Sabine.

Antes me asustaba. Ahora me mata de gusto saber que tengo gente cerca que me sabe leer mejor que yo.
"-Tú y tus ataques... A veces pareces una mina anti-personas, versión sexy."

lunes, 5 de enero de 2009

Carta a los Reyes Magos ´08

Lo que me queda de la Navidad son los recuerdos.
Cuentos y muñecas. Pero ahora me visto yo a mí misma y no follo con Ken. La mala de la película se lleva el bollo y el malo del cuento siempre da más morbo. Las niñas siguen queriendo ser princesas, pero los príncipes azules nunca existieron.

Yo era una de aquellas niñas que jugaba con muñecas. Eso sí, las bailarinas truncaban su carrera al sufrir a una lesión y durante el tiempo de convalecencia recibía interesantes visitas del pizzero.
Las sirenas eran capturadas y expuestas en vitrinas para divertimento del público, hasta que Ken llegaba una noche y la salvaba. Luego resultaba que Ken sólo la quería para atarla a la pata de la cama para violarla.
Barbie y Ken se lo montaban en el Ferrari rojo descapotable en un cine de verano cuando, de pronto, aparecía la otra. Y se montaba el pollo, claro.
La veterinaria de sugerentes escotes mantenía intensos romances con los dueños de los perros a tratar.
Creo que mi madre no podría imaginar todo esto cuando me regalaba por Reyes la Barbie Princesa.

Este año: