sábado, 28 de febrero de 2009

arroz

Teorías de la cafetería I:

Existe, tradicionalmente, un concepto muy curioso y muy utilizado en amplios y diversos ámbitos de la sociedad, en todos los niveles y culturas. Es el llamado cabeza de turco.
Es una figura necesaria e imprescindible para que las relaciones sociales, tal como las conocemos y aceptamos, funcionen. Naturalmente, podemos identificar tres estamentos en toda relación social colectiva: el líder, la masa, y el cabeza de turco (CDT).
El líder, se encarga de dirigir contra el CDT a la masa de forma hábil e inteligente, pero con escasa eticidad –como todo buen manipulador que se precie-. De ésta forma, la relación escuentra satisfacción, a cambio de sacrificar, por el bien de todos, el bienestar del CDT. La masa encuentra un fin común (joder al CDT)a través del cual se sienten unidos y felices, ya que han encontrado una dirección a la que dirigirse y que es apoyada por muchos más miembros. Esto forma parte de la necesidad de pertenecer del ser humano. Ya no me meto en si es una necesidad universal o sólo de los más débiles, porque no lo sé.
El líder tiene su masa, y la masa su líder, y todos trabajan con un fin común. Inventado o no, es lo de menos. Los únicos que saben de qué va el juego son el CDT y el líder. Pero qué más da si la masa se lo está pasando de puta madre, y el CDT es humillado –aunque sea la parte más importante y necesaria del juego social-.

Llega un momento a lo largo de muy determinados días, en los que sabes que ese día debe acabar YA. Quizás porque ya has cubierto el cupo de acontecimientos extraordinarios en una jornada, o esperando una katharsis a través de los sueños que te devuelva una nueva vida a la mañana siguiente.

Las puertas estaban demasiado cerradas. Demasiada sacarina en el café. El café demasiado descafeinado.
Nunca creí en el destino, pero hoy casi me obligo a ello. Otros tienen una religión o creen en un dios para pensar que tiene sentido levantarse cada día o no destrozarse a cada golpe. Y de tanta glucosa e hidratos y tan poca proteína, ya no sabes… –sacando palabras a hostias y un poco de arroz nocturno-.

Foto de Todd Hido.

martes, 24 de febrero de 2009

No sé

Aún así

Me quejo

Y aunque

Y es que

Y respirar

Aunque

Es lo único...

No sé si la pérdida de significados es por olvido o por convivencia cortés. Es la duda que me ha asaltado los sueños esta mañana, nada más levantarme. Aún así, me encanta que suceda. Sea como fuere.

Más cambios, para no variar. Me quejo por vicio, ya lo sabes. Y aunque ahora escriba en justificado, sabes que lo mio es el verso –el veso-. Y es que a veces da más miedo callar que hablar. Y respirar bajo amenazas, portazos y gritos me roba aire. Aunque no entiendas nada, sigue leyéndome, porque quizás no quiera que comprendas cada palabra en su contexto sintáctico sino que leas entre líneas y algo más: que leas, del tirón, y cuando acabes de leer en el punto y final de éste texto sólo te quede una sensación, la mía. Es lo único que pretendo conseguir. Nunca te hablaré de mí sino de las sensaciones que eso me produce. Nunca te diré que sí, sino que morderé tus labios. Nunca diré lo que quiero, sino que cogeré tu mano y la meteré bajo mi falda.

-Sueles confundirme. A veces resultas ligeramente frustrante por eso. En plan, que te tengo que seguir a algún lado, y decides pararte, para mirar lo que se puede haber caído por la rendija de una alcantarilla. -¡Imagínate, puede haber mil cosas fantásticas ahí abajo!-. Y yo con prisa.

lunes, 23 de febrero de 2009

[ ]

martes, 17 de febrero de 2009

Llorar vs. Aniquilar


Esta imagen porque no podría ser otra. Sin que sirva de precedente.

jueves, 12 de febrero de 2009

From: / To:

Me gusta disfrutar de la sensación de hacer un viaje sin que tenga connotaciones de huída.
Adoro las maletas, los andenes y las puertas de embarque. Pero sobre todo, adoro saber que me espera una caja de cerveza checa helada en una nevera desconocida y una cena rica.
Me largo a Dresden. Sed felices.

miércoles, 11 de febrero de 2009

Gnossiene I

Fue la primera- y única- canción que amé sobre las teclas de mi piano. Me costó varias semanas -o meses- tocarla perfecta. Cuando llegué a ese punto no pude dejar de amarla más y más a cada acorde. Buscando nuevos tonos, cadencias. Me parecía que cambiaba de estado de ánimo y sentimental conmigo.
Ahora cojo la partitura y apenas balbucea. Pero hoy me ha dado por buscarla por la red, y me sonaba como aquella vez que nació perfecta de mis dedos.

lunes, 9 de febrero de 2009

J, V, S

Jueves. Saco tu cuaderno de tu bolso y me busco. Ha pasado tanto tiempo que nada ha cambiado. Y poco importa si quedamos en un bar o en tu cama.
- ¿En tu casa o en la mía?
- En tu casa y en la mía.

Tu olor me sigue hablando de mi.

- ¿Pero os acostáteis juntos o no?
- Sí, pero no fue tan sexual...
- Pues yo siempre que tengo sexo es sexual.
- ...

Viernes. Svoboda. Años buscando un maestro y al fin lo encuentro. Amémosle. El resto del día no importa.

Sábado. Familia. Lo de siempre y aumentado.
Los violoncellos me gustan. Grandes y robustos pero frágiles, sinuosos, sensuales. Me gusta cómo se complementa contigo. Cómo sois una sola cosa. Cómo os abrazáis. El cello se entrega a tí y tú a él.
Intimidad habitacional. Me gusta tu mundo.
Penes y teatro infame. Y no, no es tan sugerente como parece en la web.

martes, 3 de febrero de 2009

Genuss...











Y sonando...

lunes, 2 de febrero de 2009

¡Sol, déjame en paz!

En éste momento de mi vida hay dos personas que son capaces de sacar lo peor de mi. De producirme ansiedad con cada una de sus palabras o actos. De generarme respuestas violentas y deseos suicidas. Se encuentran, quiera o no, inquietantemente muy cerca de mi cada día. Haga lo que haga. Virtualmente o no.
Me encuentro muy desorientada en cuanto a la resolución de éste asunto. Porque, si aún están en mi vida, sólo puede ser por una razón:
Porque no quiero que desaparezcan.

Al margen: Necesito que alguien me de una buena hostia.
** Dios del los bloggueros, no dejes que mi blog siga por los caminos de trivialidad que va tomando últimamente.

De mi madre heredé...

... la maravillosa cualidad de olvidar, asombrosamente rápido, las afrentas que se cometen hacia mi persona.

Al margen: Nótese la ironía de la oración.

** Sinónimos de afrenta:
ofensa, agravio, ultraje, insulto, injuria, desprecio, desdén, infamia, burla, mofa, zaherimiento, escarnio, vejación, vergüenza, ignominia, deshonor, deshonra, vilipendio, baldón.

scan


Directamente desde México,
para mi:

Muñequita Kitapenas
Cuéntale tu pena,
pónla debajo de tu almohada,
duerme tranquilo,
al día siguiente
tu pena se habrá ido.





Gracias, bella.